5 formas de ponerte una bufanda o un fular

5 formas de ponerte una bufanda o un fular

Cómo ponerte una bufanda o un fular

 

Los fulares y las bufandas son complementos más que habituales, sobre todo en invierno, cuando nuestro cuello y boca necesitan una protección extra contra el frío. Los fulares, al contrario que las bufandas, también están permitidos en verano, ya que sirven como complemento y no dan tanto calor como una bufanda.

Uno de los problemas que surgen cuando estamos vistiéndonos es la forma en la que nos ponemos la bufanda o el fular. Seguramente os ha pasado que habéis visto a alguien llevando este complemento y os encantaría lucirlo igual pero no sabéis o recordáis cómo hacerlo. Pues vamos a ver ahora 5 formas de ponernos este añadido de nuestros looks.

1. Caída

La forma más sencilla de colocar una bufanda o fular es colocarla alrededor de nuestro cuello y que los dos extremos cuelguen por la parte delantera del cuerpo. Ambos lados deben colgar a la misma altura. Este método es más aconsejable con complementos que no sean demasiado largos sino de tamaño medio, y tampoco servirá para reservarnos del frío, por lo que mejor si lo aplicamos un día en el que no necesitemos descongelarnos.

2. Vuelta simple

Este método es bastante sencillo también y seguro que lo habéis visto miles de veces. Consiste en colocar la bufanda alrededor del cuello con los dos extremos hacia delante (como en el método de caída) pero dejaremos uno de los extremos más corto que el otro. A continuación pasaremos el extremo más largo por el lado del otro extremo, completando una vuelta que quedará en la espalda.

3. Nudo

Uniremos los extremos de la bufanda de modo que quedará un arco en un extremo y las dos puntas en el otro. Colocaremos sobre el cuello y pasaremos los dos extremos por dentro del arco que queda en el otro lado del cuello. Apretaremos tanto como deseemos.

4. Enrollada

Es muy similar a la vuelta simple pero, en el paso en el que pasamos el extremo más largo a la espalda, volveremos a pasarlo hacia el pecho, de manera que queden ambos extremos a la misma altura y nuestro cuello quedará protegido por una vuelta de la bufanda.

5. Bufanda corbata

Colocamos la bufanda como en el método caída (ambos extremos a la misma altura en el pecho). Pasamos un extremo por delante del otro y lo introducimos por el arco que se forma, como cuando nos anudamos los zapatos. Tiramos de ambos extremos hasta que el nudo llegue al cuello y al finalizar tiramos del extremo que queda por delante para que no se vea el nudo en el cuello sino que quede más estético.

Aunque en las especificaciones haya nombrado la bufanda, son igual de aplicables con el fular así que animaros cualquier día del año a mejorar vuestros looks con estos complementos.

Sin Comentarios

Deja tu comentario