Consejos para cuidar nuestra piel

Consejos para cuidar nuestra piel

Consejos para cuidar nuestra piel

La piel es nuestra carta de presentación a los demás y, aunque sabemos que es una parte muy importante, muchas veces la descuidamos o incluso no tenemos una rutina diaria o semanal para mantenerla sana.

No importa si tenemos la piel grasa, muy seca o mixta, todas ellas tienen unos cuidados básicos que cualquiera puede llevar a cabo y que además no cuestan sino unos minutos. Claro está, que dependiendo de cuál sea nuestro tipo de piel los productos que tenemos que usar serán diferentes, y o bien podemos consultar a un dermatólogo que nos guíe sobre qué cosas irán bien o no a nuestra piel o nosotros mismos, probando productos, llegaremos a encontrar el que equilibre nuestra piel.

Uno de los actos que más dañan nuestra piel es la ducha. El agua caliente no es buena, por mucho que quieran hacernos creer que sí. Lo que es bueno es el vapor, que no es lo mismo. SI hay que elegir, cuanto más fría este el agua de nuestra ducha mejor y, sobre todo, debemos prestar atención a la hora de secarnos, porque es aquí donde menos nos esmeramos. Hay que secar TODA la piel, nada de dejar que se “hidrate”.

Utilizar una crema hidratante después de la ducha (adaptada a nuestra piel) también es importante para cuidar nuestra piel, y con utilizarla una vez a la semana no bastará. Una piel dañada no se recupera en dos días, y menos si no es con un cuidado diario.

Ahora que llega el Sol de nuevo, salir con un factor de protección normal (25-30) protegerá a nuestra piel, sobre todo si estamos mucho en el exterior.

Los hombres con dermatitis, en cualquiera de sus variantes, deben llevar un tratamiento que muchas veces no será compatible con cremas faciales. En estos casos es bastante sencillo ya que, si usamos un producto por primera vez y no nos sienta bien, lo veremos desde el primer momento.

Como vemos, cuidar nuestra piel es un trabajo nada exigente para los beneficios que trae. Un órgano que está expuesto a todo tipo de factores y que conlleva un cuidado constante que sólo nosotros podemos adaptar para que sea el adecuado.

Sin Comentarios

Deja tu comentario